Antón García Mayo

¿Quién será el famoso Antón García Mayo que aparece en la tarjeta del club fnac que usan para la publicidad de la misma? Pues no es nadie… ni nuca lo será, porque una empresa fuerte, del calibre del fnac no puede permitirse el riesgo de citar el nombre propio de una persona física registrada en el censo del país ¿Por qué? Pues porque desde la famosa canción “Eres tonto simón” de Radio Futura allá por los años ’80 la ley tuvo que dar un fuerte giro para controlar los problemas legales de difamación casual o involuntaria… un rollo complejo en el que no me voy a meter ahora (sobre todo porque me los estoy inventando). Así pues, como iba diciendo, el fnac paga una insultante suma de dinero para registrar ese nombre, más alta cuanto más común son los apellidos, claro. Por ejemplo, si quieres registrar en España Joaquín Hanselmayer Drukovski te cuesta menos de 20 €, pero claro, quién va a usar comercialmente ese nombre cero empatía. En cambio Antón García Mayo es otro cantar, podría ser amigo mío, un profesor que tuve en la universidad o un compañero de trabajo. Tan natural es este nombre que había una pareja que al intentar registrar a su hijo recién nacido con el nombre de Antonio y de apellidos los de sus padres (García Mayo), el ordenador no se lo permitió, “computer says no”. Problema resuelto para la gran empresa. Una empresa es grande porque se las sabe todas y sabe ver el futuro.

Dicho esto puedo por fin pasar a contar la sobrecogedora historia de Rodrigo García Ramiro, de la tarjeta de puntos de Inmaginariuns, la famosa tienda de juguetes caros para niños. Pues bien, Rodrigo era un encantador chaval de 18 años recién cumplidos, un chico de pueblo que fue a la gran ciudad a estudias una carrera sencilla y a compartir un modesto piso con otros estudiantes. Un buen día se le presentó Dios y le ofreció algo que en nuestra cultira era irrechazable hasta hoy: un sueldo de 100.000 € al mes (¡sí, al mes, casi lo que ganamos algunos en un año!) por ceder los derechos de su nombre a esa empresa, todo estrictamente legal, con notarios, abogados, firmas, etc. Literalmente le habían comprado el alma al chico. Después de 6 meses de nueva vida de millonario, tras cambiarse a un piso en la Castellana, romper sus relaciones con su pegajosa familia y con la mayoría de sus amigos, tras sumirse en la angustia del doloroso e inexplicable mundo de las mujeres y consumido por todas las drogas que ese poco tiempo le permitió conocer, el chico murió. La verdad es que murió de una manera dramáticamente cómica que no me atrevo a contar aquí por no perder el tono oscuro de la historia.

Y si pasamos a los número entenderemos un poco más lo que pasó: 100.000 € X 6 meses=600.000 €: eso es lo que le costó a la empresa hacerse con ese nombre propio ¡ni la décima parte que si lo hubiera hecho registrando un nombre normalito nuevo! Este, en cambio tiene hasta un García, que son carísimos. En fin ¿sabía Inmaginariuns que iba a tener esa suerte con el suicidio del chaval? ¿Pueden dormir tranquilos sabiendo que el nombre escrito en sus tarjetas es de un alma en pena? ¿Decidirá la Lotería del estado tomar ejemplo y empezará a repartir sus premios en jugosas mensualidades en vez de soltar la guita de golpe, como ya practican desde hace tiempo premios como los del café soluble anunciado en TV?…

Ciudad de poliuretano

Muchas veces he pasado por la calle San Bernardo de Madrid esquina La Palma y he fotografiado este vacío amarillo y nunca quedo satisfecho. Hago tantas fotos que ya no tienen valor, se almacenan en mis discos duros externos que apilo en la misma estantería donde antes tenía los DVD y antes de estos los VHS y antes de estos últimos los vinilos… (no, el mueble Benno de Ikea no existía cuando los vinilos). Así que ahora dibujo los rincones fascinantes de la ciudad y me quedan así mucho más reales.

Siempre que paso por aquí tengo u n pensamiento borgiano en el que me da la impresión de que han cortado la manzana con un cuchillo gigante y el interior de ésta se ha revelado como un macizo de poliuretano, como si no hubiera viviendas, sólo una fachada bien pintada, como una maqueta ligera de arquitectura. Los promotores especuladores, obligados por el gobierno a construir han conseguido burlarle una vez más haciendo estos baratos edificios que conforman las calles pero que no albergan familias. Total, si sobran millones de pisos en España. Hacen bien.

De lo que se entera uno

Resulta que el actor que hace de Sylvester Stallone en los anuncios de Media Markt… ¡Realmente es Sylvester Stallone! El asunto es que le maquillan para que no se parezca a sí mismo lo suficiente para no tener que pagarle los altísimos honorarios que exige su representante (ahorrándose también la sustanciosa comisión de este último, claro). Stallone se dio cuenta de que tenía tiempo suficiente para hacer estos trabajillos que le dan un dinerillo extra que no le vienen nada mal para gastos personales y caprichitos. Desde luego la productora de publicidad de Media Markt por el mismo precio prefiere contratarle a él que a un doble por la fama de cachondo que tiene en los platós.

Vamos, que Stallone tiene su propia marca blanca, como los yogures que Danone fabrica para Carrefour.

Hola amigos

Esto es como el mensaje que tenía HOL en su cerebro electrónico cuando le desconectaban todos esos módulos que parecían cintas de VHS que se desprendían lentamente de la pared. Aquí estoy, probando mi nuevo y primer blog. Parece bastante fácil. Bienvenidos lectores míos, intentaré que no os aburráis con mis historias. Inserto una imagen de prueba al azar ¿Pero realmente seré capaz de dejarla al azar?

El post que está inmediatamente abajo sí que es la memoria ROM de este blog. En homenaje a Kubrick lo dejo…

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can alway preview any post or edit you before you share it to the world.