Jirafas

Mirad cómo estiran el cuello las antenas para alcanzar la preciada información, como esos niños que se ponen de puntillas para ver qué pasa al otro lado de la valla… Nos traen a Belén Esteban, el fútbol y los noticiarios del mundo.

Muchas cosas podría decir de esta imagen, pero la verdad es que la he hecho porque era fácil.

Anuncios

Manifestaciones

En la puerta del Sol se ve de todo: gente que se ha dado cuenta de que hay demasiado aprovechado que sabe dónde están las grietas del sistema, gente que está ahogada sin compasión y desheredados del capitalismo. Pero ayer lo que más me impresionó fue esto.

Como este blog no tiene carácter político se reseñan sólo las cosas que comprende. Mis disculpas si parece que intento predicar algo a lo que no me han llamado.

Esa memoria

A este chaval lo que le pasa es que se llama “Tío” y cada vez que va a una fiesta se presenta así y tú te quedas todo pillado pensando ¿de qué cojones conozco yo a este tío? Muchos incluso hacen como se acuerdan de él “Ah, hola, qué tal, muchacho…” y Tío se descojona de ellos poniéndoles en evidencia. Su nombre completo es Tío Fernández Fernández y sus padres, estimulados por la oportunidad creativa de llamarle Fernando decidieron ir bastante más allá y crearon esta especie de obra de arte postmoderna y humana: su propio hijo, una máquina de destapar la hipocresía de un mundo dominado por el bienquedismo. Un buen día le van a dar una paliza y ya verás cómo se le quita la sonrisa de geniecillo prepotente.

Nuevos Freaks

Bautizados así por Reichel*, estos individuos han nacido con una x-box debajo del brazo, están orgullosos de que les guste el fútbol (aunque sea mentira) y en algún lugar de uno de sus discos duros puedes encontrar los capítulos completos de la famosísima serie de actualidad cultural de La2 “Metrópolis” que en su día acostumbraba a no respetar su horario nocturno ¡A tu edad yo usaba Windows ´95!

*Reichel Congosto, de la firma Raquel ConGusto. Una creadora de tendencias por encima del intelecto y las modas. No dejéis de visitarla en La Galería de Magdalena AQUÍ MISMO.