Esa memoria

A este chaval lo que le pasa es que se llama «Tío» y cada vez que va a una fiesta se presenta así y tú te quedas todo pillado pensando ¿de qué cojones conozco yo a este tío? Muchos incluso hacen como se acuerdan de él «Ah, hola, qué tal, muchacho…» y Tío se descojona de ellos poniéndoles en evidencia. Su nombre completo es Tío Fernández Fernández y sus padres, estimulados por la oportunidad creativa de llamarle Fernando decidieron ir bastante más allá y crearon esta especie de obra de arte postmoderna y humana: su propio hijo, una máquina de destapar la hipocresía de un mundo dominado por el bienquedismo. Un buen día le van a dar una paliza y ya verás cómo se le quita la sonrisa de geniecillo prepotente.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s